Aún falta mucho para que se inicien los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero los organizadores ya se plantean reciclar los dispositivos electrónicos y electrodomésticos desechados en Japón para crear las medallas olímpicas. Estos aparatos electrónicos contienen suficientes metales para producir todas las medallas, tanto de los Juegos Olímpicos como de los Juegos Paralímpicos, según explicaron miembros de la organización al portal Nikkei. En 2014, Japón recuperó 143 kg de oro, 1,556 kg de plata y 1,112 toneladas de cobre, lo cual sería suficiente, según indican los organizadores, comparado con lo utilizado en los Juegos Olímpicos de Londres: 9,6 kg de oro, 1,210 kg de plata y 700 kg de cobre. Cabe resaltar que los organizaron de las Olimpiadas de Río 2016 utilizaron metal reciclado para elaborar las medallas al igual que en Londres 2012, donde incluso se aprovechó todo el material acumulado en la zona de Stratford para la fabricación del estadio.

En las últimas décadas, la basura electrónica ha logrado posicionarse en el grupo de residuos sólidos de mayor crecimiento. Se calcula que en Colombia, por ejemplo, se producen alrededor de 252.000 toneladas al año de desperdicios de este tipo entre los que se cuentan neveras, lavadoras, televisores, hornos microondas, equipos de sonido, de video, planchas, secadores, cafeteras, licuadoras, computadores, celulares y todos sus accesorios. (Vea la infografía: Tecnología convertida en basura)

Muchos de ellos representan un auténtico peligro para el medioambiente, y aun así la mayoría de la gente los arroja a la basura al final de su vida útil sin considerar que se está botando una enorme cantidad de materiales contaminantes como cobre, aluminio, hierro y derivados del petróleo.

Conscientes del problema, distintas instituciones han hecho lo posible para que los consumidores estén informados sobre su papel a la hora de hacer un buen uso de estos artefactos.

Una de ellas es la empresa Lito, que acaba de lanzar el programa Puntos Verdes, una iniciativa que busca que los ciudadanos entreguen sus electrodomésticos dañados o en desuso en sitios seguros, para reducir la contaminación.

De acuerdo con Érika Suárez Bocanegra, gerente ambiental de Puntos Verdes, con los recursos que se obtengan del reciclaje de estos aparatos electrónicos se sembrarán árboles y se harán donaciones a fundaciones que se dedican al cuidado e inclusión social de niños y niñas, jóvenes, madres cabeza de hogar y personas con movilidad reducida.

Cualquier persona puede entregar pilas, electrodomésticos y dispositivos móviles sin ningún costo en los puntos autorizados o en las plantas de Lito que están ubicadas en Cali, Bogotá, Bucaramanga, Medellín, Barranquilla.

Según Suárez, el programa también busca hacer pedagogía con ciudadanos y empresas para crear conciencia sobre los efectos de estos desechos. Por ejemplo, al entrar en contacto con el ambiente los químicos inflamables usados en las carcasas de los celulares se evaporan y generan emisiones contaminantes. No obstante, si se dispone de ellos de manera adecuada, más del 90 por ciento de los residuos pueden ser recuperados y aprovechados.

Al respecto, vale decir que, según una encuesta del Ministerio de Medio Ambiente, el 22 por ciento de usuarios de celulares admite botarlos a la basura; apenas un 4 por ciento dice que los entrega en los puntos autorizados.

Para incentivar la buena disposición de estos desechos, las personas que se acerquen a los sitios de entrega recibirán a cambio puntos redimibles por incentivos como becas y descuentos en la compra de productos y servicios. Para conocer los sitios de entrega más cercanos y empezar a acumular puntos, ingrese a la página web www.puntosverdeslito.com e inscribirse.

Otras iniciativas

Estos no son los únicos puntos de recuperación de desechos electrónicos con los que cuentan los colombianos.
Ecopunto, por ejemplo, es un programa a través del cual los consumidores pueden entregar bombillos y computadores en puntos masivos; Ecolecta es una iniciativa de la Secretaría Distrital de Ambiente para recoger computadores y electrodomésticos en Bogotá, y Recyclables S.A. es una institución que ha realizado campañas de recolección en universidades.

Hay norma, pero…

De acuerdo con estadísticas de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), el Centro Nacional de Tecnologías más Limpias y el Instituto Federal Suizo (Empa), para el 2018 habrá una acumulación de cerca de un millón de toneladas de residuos eléctricos y electrónicos en Colombia.

El país, valga decirlo, cuenta con la ley 1672 del 2013, que establece los lineamientos para una política pública en materia de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE); sin embargo, aún se encuentra en proceso de reglamentación.

REDACCIÓN VIDA/AMBIENTE